Copy
View this email in your browser
SUSCRÍBETE

Número 121 - Bruselas, 8 de julio de 2022


Una newsletter de Nacho Alarcón. Puedes suscribirte aquí


Es viernes y este es el número 121 de Nexo Europa, la newsletter de actualidad y análisis de asuntos europeos. La semana ha consistido en contar cuántos ministros del Gobierno británico iban dimitiendo, pero también se ha celebrado un Pleno de la Eurocámara en Estrasburgo y hay más movimiento ahí fuera en Europa aunque poco a poco la agenda va entrando en modo veraniego. 

La semana pasada no hubo newsletter porque la cumbre de la OTAN en Madrid dejó poco tiempo para trabajar en la edición y, además, se tragó toda la agenda así que había poco más que contar que lo que ya contamos en la cobertura del periódico. 
 



La caída de Boris Johnson

Se acabó la era de Boris Johnson. El primer ministro británico anunció este jueves que abandonará el número 10 de Downing Street, aunque tiene la intención de permanecer en el cargo hasta que el Partido Conservador celebre su congreso en otoño. Su decisión llegó tras una cascada de dimisiones en su Gobierno: más de 50 en solamente tres días. Johnson ha ido perdiendo, escándalo tras escándalo, mentira tras mentira, el apoyo dentro de los tories y también entre los votantes que le dieron en su momento una gran victoria electoral. Tras atrincherarse el miércoles por la noche en Downing Street y asegurar que no dimitiría, incluso cuando un grupo de ministros acudió a visitarle para decirle que todo había acabado, Johnson terminó aceptando la realidad el jueves por la mañana.

No vamos a profundizar en las razones que han llevado a su dimisión, para eso pueden leer los maravillosos análisis que están haciendo nuestros compañeros que mejor conocen el Reino Unido, como este de Celia Maza en El Confidencial o esta otra crónica de Rafa de Miguel en El País. También pueden leer esta buena columna de Guillermo Íñiguez en El País, esta otra de Enrique Feás en VozPópuli o la de Ramón González Férriz en El Confidencial, que critica que el Partido Conservador permitió que llegara demasiado lejos. Vayamos nosotros a lo que nos concierne: cómo se ha visto esto desde Bruselas. 

La salida de Johnson se ha visto como una especie de caída en cámara lenta. Hacía un tiempo que había ya la sensación de que el líder conservador estaba acabado. El ‘partygate’, que como recordarán eran aquellas revelaciones de la celebración de fiestas durante el confinamiento en Downing Street, le dejó ya tocado ante la ciudadanía y, en consecuencia, ante Bruselas. A cada escándalo, la Comisión Europea lo veía arrastrarse. La moción de censura del 6 de junio fue el punto y final. La ganó, pero Johnson tenía una fecha de caducidad. ¿Cuál? Eso no lo sabían. Pronto. El resultado había sido demasiado ajustado. Nadie sobrevive a algo así. 

Antes de aquella moción Londres había comenzado a endurecer cada vez más el discurso en lo referente al Protocolo de Irlanda. Recordarán que el Gobierno británico amenazó hacerlo volar por los aires y sustituir de forma unilateral partes del mismo, que sirve para evitar que aparezca una frontera dura entre el Ulster y la República de Irlanda, uno de los pilares del acuerdo que puso fin a la violencia en la isla. La Comisión Europea aseguró que actuaría con contundencia. Pero ni sobreactuó, ni tampoco intentó negociar con Johnson. ¿Por qué? Porque ya lo veían moribundo. Y nadie hace concesiones a un cadáver político. 

Theresa May, la antecesora de Johnson en el cargo, contaba el pasado 27 de junio en el Telegraph que la Comisión Europea pierde el interés en ti en cuanto ve que cojeas políticamente. “Después de haberme enfrentado a la moción de censura, descubrí que, a pesar de haber ganado, comenzaron a preguntarse: ¿realmente vale la pena negociar con esta gente?”, explicaba. Y sí, es así. 

¿Por qué ibas a hacer concesiones a un líder político que está a punto de ser defenestrado? Si tienes una buena relación con él, y consideras que con esa concesión puedes salvarlo, tiene sentido. De lo contrario, no. Con May la Unión llegó a sentir pena por lo que tenía que soportar en casa, con un partido en revuelta permanente. Pero nunca quisieron hacer concesiones porque su proyecto no era viable y daba igual lo que le ofrecieran, ella no podría sacarlo adelante. Y esas cesiones siempre son las que salen más caras: en cuanto se ha enterrado a ese líder político su sucesor viene pidiendo más. 

Johnson era un personaje que despertaba cualquier cosa menos simpatías en Bruselas cuando se mudó al número 10 de Downing Street. Pero era un líder con mucho apoyo social y dentro de los Tories. Por eso se hicieron concesiones en el Protocolo. Vivió lo que es estar en la otra cara de la moneda. Ahora le ha tocado la cruz, la misma que May. 

Desde hace tiempo Bruselas solamente contaba las horas que le quedaban en Downing Street. Por eso ni se lanzó a negociar con él, ni tampoco reaccionó de forma demasiado firme a sus ataques al Protocolo: lo último que querían era darle aire y unificar a los tories. Eso no significa que en la Comisión Europea estén contentos con el final del primer ministro británico. 

Nadie sabe qué vendrá después de Johnson. No hay garantías de que el próximo primer ministro vaya a ser más serio, un negociador más fiable o leal. El Brexit sigue siendo el gran asunto de la política británica, y el Partido Conservador sigue contando con corrientes muy fuertes que cabalgan todavía sobre los lomos del euroescepticismo más radical. El que quiera ser líder de los Tories tendrá que convencerlos también a ellos.

La presidenta de la Comisión Europea junto a Johnson en la OTAN. (Fuente: Comisión Europea)
Cajón de sastre
  • Madrid atlantista: la semana pasada estuvo totalmente monopolizada por la cumbre de la OTAN en Madrid. Como ya saben, el martes Turquía levantó su veto sobre la entrada de Finlandia y Suecia (ampliamos en el siguiente punto) y los líderes adoptaron el miércoles el Concepto Estratégico que sustituye al aprobado en Lisboa en 2010. En él se señala a Rusia como el principal enemigo pero también se apunta hacia el riesgo emergente de China. Las diferencias entre el Concepto de 2010 y el aprobado esta semana nos ayuda a entender cómo ha cambiado el mundo en la última década.  
     
  • El camino de Finlandia y Suecia: el martes el secretario general Jens Stoltenberg logró un acuerdo a tres bandas que permitió que Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, levantara el veto que mantenía sobre la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN. A eso le siguió un acuerdo político a nivel de líderes en el Consejo Atlántico, unas negociaciones exprés este pasado lunes en Bruselas y la firma, el martes, del Protocolo de Adhesión. Ambos países son ya invitados de la Alianza Atlántica. Ahora queda que los parlamentos de los Estados miembros lo ratifiquen. Y Turquía no ha dicho su última palabra. Si ambos países no cumplen con sus compromisos en materia de extradiciones de kurdos (y otros elementos del acuerdo, como por ejemplo levantar el embargo de armas contra Turquía) que exige Ankara, Erdogan todavía podría detener su entrada en la OTAN. 
     
  • El BCE trata de contemporizar: las minutas de la reunión celebrada por el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) en Ámsterdam, en la que se pusieron las bases de las subidas de interés que ya se esperaban para julio y septiembre, indican que hubo miembros del Consejo que pidieron mantener la puerta abierta a una mayor subida de interés este mismo mes. Para los halcones el aumento de 25 puntos básicos en julio no será suficiente, pero las minutas muestran dónde se sitúa ahora mismo la posición mayoritaria: “Dadas las proyecciones actuales y el alto grado de incertidumbre, un incremento inicial mayor y preventivo corre el riesgo de desencadenar ajustes excesivos en las tasas de interés de mercado. Eso podría ser contraproducente, especialmente si los riesgos al alza no se materializan”. Una subida más rápida y agresiva podría ser “contraproducente”. Además, las actas, que pueden leer aquí, también apuntan a que los miembros del Consejo creen que el crecimiento “será débil durante los próximos trimestres y debe tenerse en cuenta el riesgo de una recesión técnica”. 
     
  • Presidencia checa: el pasado 1 de julio arrancó la presidencia checa del Consejo de la Unión Europea, dejando atrás la famosa y muy mencionada presidencia francesa. Uno de los principales trabajos de Praga va a ser coordinar las tareas de preparación ante el invierno y el riesgo de un corte de suministro de energía por parte de Rusia, de hecho ya ha convocado para finales de julio una importante reunión de ministros de Energía. Y la presidencia checa también va a tener que lidiar con la cuestión de la ampliación y los Balcanes, que sigue estando muy arriba en la agenda y generando bastante tensión, como podrán comprobar al final de la newsletter. Además, la presidencia ya ha anunciado cuándo tendremos el Consejo Europeo informal de Praga, que se celebrará los próximos 6 y 7 de octubre. 
     
  • Gas y nuclear: el Parlamento Europeo ha decidido esta semana, por un estrecho margen, no tumbar el acto delegado de la Comisión Europea por el que el gas y la nuclear pasaban a formar parte de las consideradas como energías sostenibles dentro de la taxonomía. Como saben, la taxonomía es una especie de sistema de etiquetado con el que se busca orientar las inversiones hacia los objetivos climáticos de la Unión Europea, aunque a nivel práctico hoy por hoy no tiene un efecto real. Se trataba de una votación muy tensa. La Comisión adoptó esta medida por acto delegado, lo que significa que es muy complicado bloquearla. Por ejemplo, a nivel del Consejo, hace falta 20 Estados miembros que representen el 65% de la población para tumbarlo. Se está lejos de esos números. La Eurocámara lo tenía más fácil: una mayoría absoluta habría obligado a la Comisión Europea a retirar la propuesta o a revisarla. Podéis ampliar aquí. 
     
  • EDF c’est moi!: la primera ministra francesa, Elisabeth Borne, ha anunciado esta semana que el Estado pasará a controlar el 100% de Electricité de France (EDF), la más grande del país y de la que ya controlaba un 84% del capital. El Gobierno justifica este movimiento como una forma de garantizar la producción eléctrica en un momento de crisis por la guerra en Ucrania y la soberanía energética del país. El objetivo a medio plazo de EDF es poner en marcha seis reactores nucleares a partir de 2035 con un coste de unos 52.000 millones de euros. Además, se calcula que para mantener el parque atómico actual la empresa tendrá que invertir 50.000 millones de euros adicionales. 
     
  • Huelga en Noruega: el verano es época de huelgas en algunos sectores conocidos por todos, como por ejemplo en el transporte aéreo. Pero aunque todos los ciudadanos de a pie estamos pensando en nuestras vacaciones, lo cierto es que a la Unión Europea solamente le empieza a importar una cosa en estas últimas semanas: gas, gas y gas. Mucho gas para hacer frente a un posible corte de suministro por parte de Rusia. Por eso cuando se anunció una huelga en el sector petrolero y gasístico de Noruega, otro de los grandes proveedores de la Unión, que afectaba al 60% de sus exportaciones, saltaron las alarmas. “Las entregas noruegas representan una cuarta parte de los suministros energéticos europeos y Europa depende por completo de Noruega en un momento en que los cortes de suministro rusos han creado un mercado muy ajustado para el gas natural”, señaló la Asociación Noruega de Petróleo y Gas. En estos meses se están llenando los depósitos para hacer frente al invierno en caso de un corte de suministro de Moscú. Pero el Gobierno ha intervenido esta semana y ha terminado la huelga. En determinadas ocasiones el Ejecutivo noruego tiene el poder de poner fin a las huelgas en caso de fuerza mayor. 
     
  • Puigdemont y la justicia europea: este pasado miércoles el Tribunal General de la UE (TUE) desestimó el recurso presentado por Carles Puigdemont, expresident de la Generalitat, así como por el exconseller Toni Comín, contra la decisión del antiguo presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, de no permitirles la entrada en el Parlamento Europeo en junio de 2019 tras haber sido votados en las elecciones europeas, al no estar incluidos en la lista enviada por la Junta Electoral Central (JEC). La razón fue que ambos no pasaron por Madrid (por cosas) a jurar o acatar la Constitución. En su decisión el TUE se señala que la decisión de Tajani no es recurrible porque no tuvo efectos jurídicos sobre los dos políticos, porque su situación se derivaba de las decisiones de las autoridades españolas. “El expresidente del Parlamento se limitó a tomar nota de la situación jurídica de los demandantes de la que las autoridades españolas lo habían informado oficialmente mediante las notificaciones de 17 y de 20 de junio de 2019”, señala la sentencia. Podéis ampliar información aquí
     
  • El papel del INE: como sabrán, el presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Juan Rodríguez Poo, dimitió hace un par de semanas. Las razones oficiales son “motivos personales”, pero antes de abandonar el cargo distintos miembros del Gobierno criticaron la manera en la que el INE calcula el IPC y el PIB del país. La Comisión Europea, con una magnífica relación con Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, no quiere criticar el movimiento. Pero el Consejo Asesor de Gobernanza Estadística Europea (Esgab, por sus siglas en inglés), cuyo papel es asesorar a la Comisión y Eurostat (aunque no tienen por qué hacerle caso) ha emitido un duro comunicado. La Esgab se creó tras los escándalos con el instituto de estadística griego, y su objetivo es asesorar sobre el cumplimiento del Código de Buenas Prácticas para las estadísticas europeas, con la independencia de los institutos y sus miembros como piedra angular. Y su comunicado no pudo haber sido más claro: las críticas técnicas y científicas al INE son enriquecedoras, sin embargo “cuando dichos comentarios y críticas se originan en políticos y legisladores con jurisdicción sobre el INE, cuyo desempeño político documentan las estadísticas del INE, y cuando estos comentarios van más allá de la presentación reflexiva de puntos de vista científicos para su consideración por el Instituto, pueden equivaler efectivamente a que el Gobierno proporcione instrucciones al INE sobre cómo realizar estadísticas”. Podéis leer más aquí. 
     
  • Letonia llama a filas: el país báltico volverá a tener un servicio militar obligatorio, según ha anunciado esta semana Artis Pabriks, ministro de Defensa letón. O al menos esa es su intención, porque la decisión, que haría que los jóvenes de entre 18 y 27 años tuvieran que hacer un servicio de 11 meses en el ejército, tendría que ser votada en el Parlamento después del verano y se empezaría a aplicar a principios del año 2023. Esta decisión se enmarca, está claro, en los nuevos riesgos que genera la agresión rusa a Ucrania. Aquí tenéis más detalles. 
     
  • Derecho al teletrabajo: el Parlamento holandés ha aprobado esta semana que se considere un derecho el trabajo desde casa cuando un trabajador lo solicite y sea posible hacerlo. Todavía tiene que pasar por el Senado, pero se da por hecho que saldrá adelante. 
     
  • Protestas en Skopje: el plan francés para resolver la disputa entre Bulgaria y Macedonia del Norte y desbloquear así el inicio de las negociaciones de adhesión del país balcánico a la Unión Europea (y de su socio, Albania) puede que esté funcionando en Sofía, pero no así en Skopje. La tensión está creciendo en las calles de la capital normacedonia. El Gobierno tiene cada vez más complicado seguir en pie mientras los socios europeos le presionan para que acepta la idea diseñada por París, que está haciendo que miles de ciudadanos protesten contra el Ejecutivo, dejando en las últimas manifestaciones unos 50 policías heridos. Como ya recordarán, el Gobierno búlgaro de Kiril Petkov cayó hace un par de semanas, precisamente, entre otras razones, por sus planes para desbloquear la cuestión con Macedonia del Norte, lo que provocó la salida de uno de sus socios de Ejecutivo y la votación de una moción de censura contra Petkov. 
SUSCRÍBETE
Twitter
Facebook
Website
Copyright © 2022 Nexo Europa, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp