Copy
View this email in your browser
SUSCRÍBETE

Número 119 - Sarajevo, 16 de junio 2022


Una newsletter de Nacho Alarcón. Puedes suscribirte aquí

Es viernes y este es el número 119 de Nexo Europa, la newsletter semanal de actualidad y análisis de asuntos europeos. 

La Comisión apuesta por Ucrania

El Ejecutivo comunitario ha publicado este viernes su opinión sobre la solicitud de Ucrania para iniciar negociaciones de adhesión a la Unión Europea. Ya estaba previsto que los jefes de Estado y de Gobierno analizaran la petición de Kiev en el Consejo Europeo de la próxima semana, así que los tiempos no son ninguna sorpresa. 

La opinión de la Comisión Europea ha sido positiva y, de nuevo, aquí no ha habido sorpresas. El pasado fin de semana Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, viajó a la capital ucraniana y abordó el asunto con el presidente Volodímir Zelenski. La presidenta ha explicado que tanto Ucrania como Moldavia, de la que también ha emitido una opinión positiva, tienen todavía importantes reformas por hacer. Por eso Bruselas apuesta por el estatus de candidato “en el entendimiento de que el país llevará a cabo una serie de importantes reformas adicionales”, según ha explicado Von der Leyen en una rueda de prensa este viernes. Es una apuesta, un voto de confianza innegable, aunque la Comisión intenta evitar cualquier movimiento que genere la sensación de que se está siendo más flexibles con Ucrania por estar en guerra. En el caso de Georgia, la Comisión ha señalado que el país todavía tiene que avanzar más.

Pero Zelenski y el Gobierno ucraniano saben que no está todo dicho. El asunto estará ahora en la mesa de los líderes la próxima semana, y hay división de opiniones dentro de la cúpula de la Unión Europea. Francia y Alemania eran vistos como los dos principales frenos a que se le ofrezca a Ucrania el estatus de país candidato, junto con Países Bajos. 

Pero precisamente Emmanuel Macron, presidente francés, y Olaf Scholz, canciller alemán, visitaron este jueves Kiev por primera vez, y lo hicieron acompañados de Mario Draghi, primer ministro italiano, que es el único de los cuatro principales líderes europeos que se había expresado abiertamente a favor de ofrecer el estatus de candidato a Ucrania. Y allí, en la capital ucraniana, Scholz y Macron movieron ficha y se expresaron a favor de la concesión del estatus de candidato. Eso allana el camino, pero hace falta el apoyo unánime de todos los socios y sigue habiendo algunas resistencias. Nuestra compañera Alicia Alamillos, que está en Kiev, escribió sobre su visita

Von der Leyen ha abordado en su rueda de prensa los tres principales aspectos en los que Kiev tiene que avanzar especialmente a partir de ahora: el Estado de derecho, la lucha contra la corrupción y limitar el poder de los oligarcas. Podéis profundizar sobre todo esto aquí

Como ya explicamos la semana pasada, la velocidad a la que avanza el dossier de Ucrania no gusta en todos los barrios. En los Balcanes hay algunos países que ven con inquietud cómo les adelantan por la izquierda, como ya expresó el primer ministro de Macedonia del Norte, que critica que llevan esperando muchos años para obtener esta perspectiva, aunque Skopje y Tirana han expresado su apoyo a la candidatura de Ucrania. Pero algunas voces en Bruselas piden verlo desde otro punto de vista y encuadrar a Ucrania junto a Moldavia y Georgia. La UE ya dio hace años una perspectiva europea a los Balcanes Occidentales, y se trata ahora de darle una perspectiva europea a esos otros tres países del este a los que todavía no se le había ofrecido, aunque como demuestra el caso balcánico eso no equivale a que vayan a ser admitidos en la Unión. La cumbre de la semana que viene será muy relevante.

Zelenski firma la solicitud de adhesión a la UE en febrero

El fantasma irlandés

El Gobierno británico ha presentado esta semana su propuesta legislativa con la que propone hacer una serie de cambios unilaterales sobre el Protocolo de Irlanda del Norte, como viene amenazando desde hace tiempo. Como ya saben el Protocolo tiene como objetivo evitar una frontera dura en la isla de Irlanda tras el Brexit para respetar así una de las columnas principales del Acuerdo de Viernes Santo de 1998 que puso fin a la violencia. Pero su implementación es compleja porque obliga a hacer controles para las mercancías que cruzan de Gran Bretaña a Irlanda del Norte. 

El Gobierno británico, que no ha intentado aplicar el Protocolo, asegura que ese aumento del papeleo pone en riesgo el Acuerdo del Viernes Santo y está separando al Ulster del resto del país. Y por eso, entre otros cambios, Londres propone que haya un corredor verde para que la mercancía enviada desde el resto del Reino Unido a Irlanda del Norte no tenga que pasar por ningún tipo de control, mientras que por un corredor rojo pasen las mercancías que vayan a cruzar la frontera entre el Ulster y la República y que por lo tanto tengan que cumplir con las normativas de la UE. Pero el que decide qué mercancía pasa controles y cuál no sería el propio Reino Unido.

Esa idea jamás habría sido aceptada por la Unión durante las negociaciones del Brexit, y el mensaje que envían desde la Comisión Europea es que tampoco será aceptado ahora. La propia idea del Protocolo tiene, en realidad, dos objetivos. El primero es el ya mencionado: que no haya frontera física en la isla. Pero el segundo es que eso no signifique que esa frontera invisible pueda convertirse en un agujero negro para que entren en el mercado interior toda una serie de mercancías que no cumplen con los requisitos de las normativas europeas, como por ejemplo carnes que no cumplan con los criterios en materia sanitaria. Por eso los controles, en el Protocolo, se establecen en el mar de Irlanda, para evitar así que lleguen al Ulster bienes que no cumplan con los estándares mínimos. 

Una vez en la isla, y sin controles fronterizos con la República de Irlanda, eso puede convertirse en una enorme puerta de atrás para todo el mercado europeo, cumpliendo así con el sueño de un sector de los ‘brexiters’ originales: que el Reino Unido se convierta en una plataforma desregulada que dé acceso al mercado interior europeo. Una gran parte de la negociación del Brexit consistió en rechazar esta idea del Gobierno británico, que lo intenta ahora de nuevo por otra vía. 

Nada más presentarse la propuesta legislativa en Londres la Comisión Europea reaccionó a través de Maros Sefcovic, vicepresidente del Ejecutivo comunitario y el actual negociador europeo con el Reino Unido. “Renegociar el Protocolo no es realista. No se ha encontrado ninguna solución alternativa viable a este delicado equilibrio negociado desde hace mucho tiempo. Cualquier renegociación solamente generaría más inseguridad jurídica para las personas y las empresas de Irlanda del Norte. Por estas razones, la Unión Europea no renegociará el Protocolo”, advirtió Sefcovic en una comparecencia ante la prensa. 

El vicepresidente también anunció la reactivación de un procedimiento de infracción abierto contra Londres en marzo de 2021 y que la Comisión había congelado en otoño cuando Sefcovic intentaba generar una relación basada en la confianza con Liz Truss, ministra de Asuntos Exteriores y que acababa de sustituir al negociador británico, David Frost, con el que las relaciones eran muy malas. Aunque en un primer momento Truss y Sefcovic parecieron conectar, el vicepresidente ha comprobado en las últimas semanas que los puentes que se habían empezado a construir han acabado por saltar por los aires. 

Este miércoles la Comisión ha anunciado la reactivación de ese procedimiento, al que el Gobierno británico debe dar una respuesta satisfactoria en los próximos dos meses si no quiere acabar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), y ha lanzado dos procedimientos más contra el Reino Unido. 

Bruselas no tiene ninguna intención de moverse en la dirección que quiere Londres. Si el Reino Unido aprueba esa propuesta legislativa la Unión está lista para utilizar las herramientas que recoge el propio acuerdo del Brexit en caso de que una de las dos partes viole el pacto, como por ejemplo es el establecimiento de aranceles. 

Lo que está claro es que en la capital comunitaria creen que Boris Johnson, primer ministro británico, está herido. Sobrevivió a la revuelta de su partido, pero está muy tocado. Puede que todavía dure más, pero la sensación es que tarde o temprano caerá, y no tienen ningún incentivo en darle oxígeno y, sobre todo, en establecer la dinámica de que cualquier nuevo líder británico puede llegar a Downing Street y exigir nuevas concesiones por parte del Ejecutivo comunitario. 

Cajón de sastre
  • ¿Zelenski en Madrid?: la OTAN ha explicado en los últimos días que Volodímir Zelenski, presidente ucraniano, ha recibido una invitación para participar en la cumbre de la Alianza Atlántica que se celebra a finales de mes en Madrid, y que, si así lo desea, puede acudir en persona. Sin embargo, fuentes diplomáticas se muestran poco optimistas respecto a esa posibilidad, explicando que el presidente ucraniano tomará una decisión en las últimas 24 horas. Zelenski no ha salido del país en ningún momento, pero ha intervenido por videoconferencia en numerosos foros, entre ellos varias veces en el Consejo Europeo y una vez en una cumbre de líderes de la OTAN. 

  • Más armas: este miércoles y jueves los ministros de Defensa de la Alianza se han reunido en Bruselas para discutir sobre el envío de armamento a Kiev. El mensaje del equipo de Zelenski es claro: necesitan más armamento pesado, y aunque hay muchos compromisos por parte de los socios internacionales las armas que han llegado a manos del ejército ucraniano son todavía una fracción de las prometidas. Además, los ministros han discutido sobre el “Concepto Estratégico”, un documento clave que establece las prioridades estratégicas de la OTAN durante la próxima década y que será acordado en Madrid. Por otro lado, la Alianza sigue pendiente de la cuestión de Suecia y Finlandia, que solicitaron su entrada y que sigue siendo bloqueada por Turquía. Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, espera que ambos países puedan sentarse en la cumbre de Madrid de finales de mes como invitados. 

  • Gas israelí: la Unión Europea importará gas israelí a través de Egipto tras la firma esta semana de un memorando de entendimiento durante la visita a la región de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Se trata de un nuevo paso en los esfuerzos del Ejecutivo comunitario por encontrar suministro alternativo para reducir así la dependencia del gas ruso. 

  • Empieza a ser urgente: y la búsqueda de alternativas empieza a ser urgente por motivos obvios. El cierre del grifo ya ha empezado. La italiana ENI ha explicado este jueves que Gazprom solamente le va a entregar un 65% del gas acordado. El miércoles ya había reducido un 15% las entregas. Este viernes ENI ya ha explicado que la empresa rusa le ha anunciado que solamente recibirá el 50% de lo solicitado. Moscú va poco a poco apretando el cuello de los europeos. 

  • BCE anti-fragmentación: la proximidad de la subida de tipos de interés, que como saben se ha fijado para la reunión de julio, ha disparado las primas de riesgo de países como España e Italia. Por eso el BCE se ha visto esta semana obligado a convocar un Consejo de Gobierno extraordinario para discutir la cuestión y se ha comprometido a poner en marcha un instrumento anti-fragmentación, aunque desconocemos los detalles. Para Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, hay que aplaudir la “determinación” del eurobanco. “Tenemos el pleno compromiso de desarrollar, diseñar y aplicar rápidamente un instrumento para hacer frente a la fragmentación injustificada”, ha explicado Luis de Guindo, vicepresidente del BCE. 

  • ¡A las urnas!: los franceses acuden este domingo a las urnas para la segunda vuelta de las legislativas. Macron se encuentra en una situación complicada y no tiene garantizada una mayoría absoluta frente a una coalición de izquierdas, liderada por Jean-Luc Mélenchon, que le mantuvo el pulso durante la primera ronda, cuando la formación del presidente obtuvo el 25,75% de los votos y los de Mélenchon cosecharon el 25,66%. Agrupación Nacional, la formación de Marine Le Pen, se quedó en el 18,68% de los votos. La mayoría de las circunscripciones serán un cara a cara entre los candidatos de Macron y del líder izquierdista, que busca evitar la mayoría absoluta presidencial y así poder limitar al Elíseo. 

  • Crisis confirmada en Bulgaria: el primer ministro proeuropeo de Bulgaria, Kiril Petkov, se enfrentará la semana que viene a una moción de censura. Ya explicamos la semana pasada que el partido “Existe Tal Pueblo”, una formación protesta y populista surgida del último ciclo electoral, decidió abandonar el Gobierno dejando a Petkov en minoría, alegando que el líder búlgaro pretendía levantar el veto que el país tiene sobre la apertura de negociaciones de acceso a la Unión Europea para Macedonia del Norte, que hasta ahora Sofía está bloqueando por una disputa histórica. Unas nuevas elecciones, las cuartas en un año, beneficiarían especialmente a los partido prorrusos y de extrema derecha, según apuntan las encuestas. El principal beneficiario sería Stefan Yanev, que de hecho fue ministro de Defensa de Petkov, que le obligó a dimitir por calificar la invasión de Ucrania como una “operación especial”. Petkov ha sido visto por Bruselas y algunas capitales europeas como una oportunidad para desbloquear la situación en los Balcanes Occidentales, levantando el veto a las conversaciones con Skopje, aunque su Gobierno seguía solicitando cambios en la manera en la que Macedonia del Norte explica su historia y su herencia cultural. La caída de su Ejecutivo podría abrir una etapa en la que Moscú vuelva a contar con un aliado tradicional en Bulgaria.

SUSCRÍBETE
Twitter
Facebook
Website
Copyright © 2022 Nexo Europa, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp