Copy
NEWS 8/2019 - Octubre 2019
 

La piel perdura: el valor de la durabilidad

Nadie puede haber pasado por alto la creciente preocupación por el impacto que el fenómeno de la moda rápida supone en el medio ambiente.
Greenpeace informó en 2017 que la producción mundial de ropa se duplicó entre 2000 y 2014, mientras que el coste medio por artículo que los consumidores gastaron por artículo, así como el tiempo que lo utilizaron, disminuyó.
La producción de esta cantidad de ropa consume cantidades ingentes de recursos naturales y tiene un gran impacto negativo en el medio ambiente.
El informe de la Fundación Ellen MacArthur, "Una nueva economía textil: Rediseñando el futuro de la moda", detectó que la ropa, fabricada cada vez más en poliéster, está vertiendo cantidades peligrosas de microfibras en los océanos -alrededor de medio millón de toneladas al año- y además a menudo estas prendas acaban en los vertederos después de poco uso.
Cada segundo, el equivalente de un camión de basura con ropa se deposita en vertederos o se incinera y menos del 1% del material utilizado en hacer prendas, se recicla en fabricar nuevas prendas. Las prendas de vestir desechables contribuyen más al cambio climático que los viajes aéreos y marítimos, y si no se cambia nada, en 2050 la industria de la moda consumirá una cuarta parte del presupuesto mundial de carbono.
El contraste con la piel, sin duda un material para la moda duradera es considerable. Independientemente de la aplicación final, la piel está hecha para durar, y a menudo mejora con el paso del tiempo.
Esta durabilidad es una de las características que hacen de la piel un material tan maravilloso. Un par de zapatos de piel puede durar 20 años, mientras que un par de zapatos sintéticos es probable que sean desechados en menos de uno.
Los productos de piel pueden ser reparados, un requisito esencial para lograr la economía circular. Como recoge el Libro Blanco de Leather Naturally White Paper on the Sustainability of Responsibly Made Leather, "utilizar los recursos durante el mayor tiempo posible podría reducir las emisiones en algunos países hasta en un 70%, aumentar su mano de obra en un 4% (reparación de artículos) y reducir en gran medida los residuos".
En una sociedad cada vez más acelerada, el valor de la durabilidad de la piel parece haber sido olvidado, perdido en la búsqueda de materiales baratos y desechables, sin pensar en las consecuencias. En su libro,'Craft of Use', Kate Fletcher describe el verdadero materialismo como "un cambio de idea de una sociedad de consumo donde los materiales importan poco, a una sociedad verdaderamente materialista, donde los materiales  sean valorados". En nuestra acelerada sociedad, los materiales no tienen ningún valor y el deterioro del planeta del que dependen es cada vez más evidente. Por el contrario, los artículos de piel son duraderos, mejoran con el tiempo y pueden ser útiles durante años, antes de ser reparados o desechados. Y sin mencionar las materias primas renovables y sostenibles con las que se fabrica la piel.
 
La piel es un material apreciado por aquellos que aún son lo suficientemente sabios como para ver sus virtudes. La durabilidad es uno de ellos.

editado por
 

en colaboración con

Share Share
Tweet Tweet
Forward Forward
Share Share
Facebook
Twitter
Website
View in Browser.
Copyright © 2019, COTANCE, All rights reserved.

Our mailing address is:
cotance@euroleather.com

Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.